Manifiesto

La felicidad comienza por sentirte libre. Si sientes que puedes hacer lo que quieras, cuando quieras y con quien quieras, todo lo demás vendrá solo.  

Nada ni nadie puede tener poder sobre ti si tú no lo permites.

No encontrarás la verdadera seguridad fuera de ti. Trabaja en tu fortaleza interior y mantén coherencia entre tu esencia y tus actos, no te afanes en perseguir reconocimientos externos.

Gestiona tus finanzas personales para maximizar tu libertad financiera y evitar tener que trabajar por dinero. Esa flexibilidad estimulará tu creatividad y tu tolerancia a asumir riesgos cuando se presenten oportunidades que conecten con tu propósito.

El placer sólo tiene sentido en el contexto de un propósito vital que merece la pena. Disfruta al máximo, pero hazlo con intención.

No estar del todo mal no es suficiente. No te conformes. Vive una vida extraordinaria.

Si quieres experimentar auténtica felicidad y satisfacción vital, mantente en movimiento hacia un objetivo que merezca la pena para ti.

La comodidad promete, pero siempre acaba decepcionando. Sal de tu zona de confort y aprende a convivir con la incomodidad.

Nunca dejes de aprender. Ten curiosidad. Prueba cosas nuevas. Haz un poco de todo.

Elimina lo innecesario. Simplifica. Concéntrate en ser excelente en lo esencial.

Crea algo sobre lo que sientas orgullo. Deja huella.

Encuentra formas de dar a los demás. Llegarás a cotas más altas de felicidad que centrándote exclusivamente en tus deseos personales.