Walden, de Henry David Thoreau

Puntuación: 10/10

Resumen

Nota de Frank Spartan

Este libro es muy cercano a mí. Me dio las primeras claves para entender dos conceptos fundamentales que han tenido una enorme influencia en mi vida: 

  1. La importancia que tiene, a largo plazo,  vivir en base a un conjunto de principios que eleven la naturaleza humana
  2. La virtud de la frugalidad y sus implicaciones en la conquista de la libertad y la satisfacción vital

Si hubiéramos coincidido, no me cabe duda de que Frank Spartan y Thoreau se habrían ido de copas y sido muy buenos amigos.

Las notas del resumen incluyen los mensajes y lecciones que considero más relevantes del libro. Una gran parte de Walden es una descripción poética de todo lo que experimentó Thoreau como filósofo de la naturaleza, y representa una lectura exquisita. En este resumen omito esa parte.

Economía

Los hombres trabajan por error. Por necesidad se dedican a acumular riquezas donde roen la polilla y la carcoma, donde los ladrones abren brechas y roban. Es una vida de locos, como comprenderán cuando lleguen a su fin, si no antes.

La mayoría de los hombres lleva vidas de tranquila desesperación. Lo que se llama resignación es desesperación confirmada. Una desesperación estereotipada, pero inconsciente, se oculta incluso bajo los juegos y diversiones de la humanidad. Una característica de la sabiduría es no hacer cosas desesperadas.

No puede confiarse sin prueba en manera alguna de pensar u obrar, por antigua que sea. Aquello de lo que todo el mundo se hace eco o admite como cierto hoy, puede resultar falso mañana. Haced lo que los viejos os dicen que no podéis hacer y veréis como podéis hacerlo.

Es el único camino, decimos. Pero hay tantos caminos como radios pueden trazarse desde un centro.

Nada en la creación animal requiere más que alimento y cobijo. Las cosas necesarias de la vida para el hombre en este clima pueden distribuirse en alimento, cobijo, vestido y combustible, porque, hasta que no hayamos asegurado tales cosas,  no estamos preparados para afrontar los problemas auténticos de la vida con libertad y una perspectiva de éxito.

Posiblemente por el descubrimiento accidental del calor del fuego surgió la actual necesidad de sentarse junto a él. La mayoría de los lujos, y muchas de las llamadas comodidades de la vida, no sólo no son indispensables, sino que resultan verdaderos obstáculos para la elevación de la humanidad.

El granjero se esfuerza en resolver el problema del sustento con una fórmula más complicada que el problema mismo. Por esta razón es pobre, y por una razón similar, todos somos más pobres que los salvajes, aunque estemos rodeados de lujos. Si las búsquedas del hombre civilizado no valen más que las de el salvaje, si está ocupado la mayor parte de su vida en satisfacer necesidades y comodidades vulgares, ¿por qué deberíamos tener una casa mejor que la del salvaje?

Nuestras invenciones suelen ser hermosos juguetes que distraen la atención de las cosas serias. No son sino medios mejorados para un fin no mejorado.

Gastar la mayor parte de la vida en ganar dinero para disfrutar de una dudosa libertad en la parte menos valiosa, me recuerda al inglés que fue a la India para hacer fortuna y después regresó a Inglaterra para llevar una vida de poeta: Debería haber subido primero al desván.

Yo era más independiente que cualquier granjero de Concord, ya que no estaba anclado a una casa o una granja, sino que podía seguir la inclinación de mi genio en cada momento. Si mi casa hubiera ardido o hubiera perdido mi cosecha, habría estado tan bien como antes.

Durante más de cinco años me mantuve sólo con el trabajo de mis manos y descubrí que con sólo trabajar seis semanas al año podía sufragar todos los gastos de la vida. Mantenerse en esta tierra no es una dificultad sino un pasatiempo, si vivimos sencilla y sabiamente.

Dónde vivía y para qué

Quisiera decir de una vez por todas a mis semejantes: en cuanto os sea posible, vivid libres y sin compromiso. No hay una gran diferencia entre verse comprometido por una granja o por la cárcel del condado.

No conozco ningún hecho más alentador que la incuestionable habilidad del hombre para elevar su vida por medio del esfuerzo consciente.

Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentarme solo a los hechos esenciales de la vida y ver si podía aprender lo que la vida tenía que enseñar, y para no descubrir, cuando tuviera que morir, que no había vivido. [Nota de Frank Spartan: Esta frase resume la esencia de este blog].

Sencillez. Os digo que vuestros asuntos sean dos o tres, y no cien o mil. Simplificad.

Leer

Probablemente hay palabras dirigidas exactamente a nuestra condición, las cuales, si pudiéramos realmente oírlas y comprenderlas, serían más saludables que la mañana o la primavera en nuestras vidas. Cuántos hombres han fechado una nueva época en su vida por la lectura de un libro.